Nuestras pinturas
 

Sobre el proceso de creación

Cuadro pintado a mano

Tras recibir el pago tu pedido va directamente a nuestro taller de carpintería: para tu cuadro preparamos un completo de bastidores (armazones de madera que sirven de soporte para el lienzo). Después empiezan a trabajar nuestros pintores. El cuadro pintado a mano se crea basándose en los colores y las formas originales de las fotos expuestas en nuestra galería. Nuestros artistas se preocupan por el perfecto acabado de cada detalle y la armonía de la composición. En cuanto el cuadro ya está pintado nuestros especialistas comprueban si la reproducción traslada la obra original con exactitud y si los lados del cuadro están acabados. A continuación dejamos el cuadro que se haga seco (el proceso dura hasta 3 días para los cuadros con la gruesa estructura de pintura). Durante la última etapa preparamos el cuadro para el envío. Se lo embala dentro de un paquete de cartón, imprime etiqueta con la dirección del cliente y entrega a un correo. Dentro de 5-6 días el cuadro llega a tu casa, sólo queda colgarlo sobre la pared y disfrutar de su belleza.

Impresión sobre lienzo

Tras recibir el pago tu pedido va directamente a la sección que se ocupa de imprimir las reproducciones. Nuestros técnicos preparan los archivos gráficos para poder imprimir el cuadro en formato elegido por el cliente. Después el pedido se introduce al sistema de la profesional impresora de gran formato (la empresa suiza: Zünd). El motivo que has elegido se imprime sobre el original lienzo italiano, se corta y estira sobre el bastidor. Los lados del cuadro están acabados, por lo tanto no tienes que comprar ningún marco. El lienzo se coloca sobre el bastidor a través de los grapos de metal. Durante la última etapa preparamos el cuadro para el envío. Se lo embala dentro de un paquete de cartón, imprime etiqueta con la dirección del cliente y entrega a un correo. Dentro de 5-6 días el cuadro llega a tu casa, sólo queda colgarlo sobre la pared y disfrutar de su belleza.

Impresión sobre plexiglás

Tras recibir el pago tu pedido va directamente a la sección que se ocupa de imprimir las reproducciones. Nuestros técnicos preparan los archivos gráficos para poder imprimir el cuadro en formato elegido por el cliente. Dependiendo de las dimensiones elegidas se corta la rígida, trasparente placa de plexiglás sobre la cual se imprimirá el motivo. Después el pedido se introduce al sistema de la profesional impresora de gran formato (la empresa suiza: Zünd). El motivo elegido se imprime directamente sobre la placa de plexiglás. Detrás de la placa se pega un adhesivo blanco para profundizar los colores de la reproducción. El cuadro está preparado para colgarlo sobre la pared: en cada esquina se taladran agujeros para facilitar el montaje de las fijaciones de metal. Durante la última etapa preparamos el cuadro para el envío. Se lo embala dentro de un paquete de cartón, imprime etiqueta con la dirección del cliente y entrega a un correo. Dentro de 5-6 días el cuadro llega a tu casa, sólo queda colgarlo sobre la pared y disfrutar de su belleza.

Impresión sobre la placa de poliuretano espumoso

Tras recibir el pago tu pedido va directamente a la sección que se ocupa de imprimir las reproducciones. Nuestros técnicos preparan los archivos gráficos para poder imprimir el cuadro en formato elegido por el cliente. Después el pedido se introduce al sistema de la profesional impresora de gran formato (la empresa suiza: Zünd). El elemento elegido se imprime directamente sobre la placa de poliuretano espumoso de 5mm de grosor. A continuación se lo corta con extrema precisión usando una profesional máquina de cortar. Durante la última etapa preparamos el cuadro para el envío. Se lo embala dentro de un paquete de cartón, imprime etiqueta con la dirección del cliente y entrega a un correo. Dentro de 5-6 días el cuadro llega a tu casa, sólo queda colgarlo sobre pared y disfrutar de su belleza.